Si en la primera entrada de este blog hablaba de lo difíciles que pueden ser los comienzos, en esta me gustaría hablar del miedo que tenemos a los cambios.

Nos han enseñado a buscar la estabilidad en todos los ámbitos de nuestra vida. Una estabilidad laboral, una estabilidad amorosa y familiar.

Pero ¿qué ocurre cuando alguna de estas “estabilidades” se desmorona?, que nos descoloca, nos deja perdidos.

Sólo pensar en un cambio de trabajo, de ciudad o de pareja para volver a recomponer eso que se ha roto nos da pereza, miedo, en definitiva, no estamos acostumbrados a ello, no sabemos gestionarlo bien.

Muchas personas lo ven como un fracaso, yo lo veo como una oportunidad. Una oportunidad para volver a plantearte que es lo que quieres, hacerte preguntas que te ayuden a decidir que camino elegir.

¿Realmente estaba haciendo el trabajo de mi vida?, ¿esa persona con la que he compartido tantas cosas me hacía sentirme feliz y yo misma?, ¿esta ciudad que a veces me asfixia es el sitio donde quiero pasar el resto de mis días?…

Si cuando nos respondemos a este tipo de preguntas, vemos que no estamos siendo felices, que no hacemos lo que queremos, que llevamos tiempo dejándonos llevar por la corriente, que necesitamos algo más… en pocas palabras, que no estamos siendo fieles a nosotros mismo… es el momento de CAMBIO.

Y no será fácil, y habrá que saber hacia donde ir, y habrá que esforzarse, pero volverá a ser otro comienzo… y recordad, con constancia, con trabajo y sin rendirnos se puede conseguir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s